Qué maravilloso sería todo si pudieras conectar con quien deseas trabajar, rollo amor a primera vista…

¿verdad?
Oye, entre nosotras, esto tiene truco y va de mostrar al mundo realmente quién tú eres. Cuando una decide ser emprendedora, a pesar de haberse metido en un fregao, llega un momento en que has de presentarte en sociedad. Y no te hablo de hacer networking o de explicarle lo flipada que estás con tu proyecto a amigos, familiares y a la vecina del cuarto.
Te hablo de hacerte las fotografías para tu web y redes sociales. Estas son tu mejor carta de presentación ante posibles clientes que no saben nada de ti. Pero, entonces, horror, surge la pregunta: ¿qué imagen quieres transmitir?
Laura Asturgó la maquilladora que no se maquilla

¡Que no cunda el pánico! La maquilladora que no se maquilla al rescate.

Me encargo de ayudarte a hacer llegar tu mensaje bien lejos, a tocar los corazones de aquellos proyectos con los que sueñas trabajar. Si tu look es capaz de hacer sentir una emoción a quien te vea en un primer vistazo ya sabrá al instante cómo eres y si conecta contigo. ¡Se hizo la magia!
La autenticidad es mostrarte lo más natural posible, sin aditivos ni azúcares añadidos
Ya lo sabes my friend, el camino de la emprendedora es jodidillo y si encima damos una imagen errónea de quienes somos, bye bye clientes. Y eso no es bien. Por eso, en las sesiones fotográficas con emprendedoras lo que me preocupa y ocupa es conseguir que sigas siendo tú. Así que nada de taparte entre capas y capas de maquillaje logrando el tan glamuroso efecto “cara cartón”. Los productos de belleza que utilizo son los más ligeros, porque opto por pieles luminosas y transparentes que también evitan las imperfecciones, sin que parezcas un muñeco de cera.

Me convierto en tu persona de confianza.

Me podrás consultar cualquier duda.

Haremos los retoques que sean necesarios, realizaremos cambios de maquillaje y peinado, me aseguraré que no haya ninguna arruga en tu ropa (soy muy maniática con estas cosas), que no te salga papada, que rías, que tu peinado esté en orden, que te sientas cómoda.
En definitiva, que todo esté perfecto en todo momento y que el resultado de las imágenes sea el que esperabas. Porque al final lo que valoran ahora los clientes es la honestidad, que la persona con la que trabajen sea la misma que se muestra en la imagen que proyecta.
La honestidad es la clave.
Laura Asturgó la maquilladora que no se maquilla

Vamos a pasarlo en grande que la ocasión se lo merece,

no todo los días estrenamos web.

Vas a salir de la sesión enamorada de las fotos que te hagan, palabrita. Mi objetivo eres tú, que estés bien, a gusto, que todo fluya.

Laura Astrugo